Amenaza de desindustrialización sigue creciendo